Pérdida y desperdicio de alimentos: un problema global

  • Cerca de un tercio de los alimentos que se producen en el mundo son desechados o desperdiciados, lo que equivale a unos 1.300 millones de toneladas anuales.
  • Las pérdidas de alimentos tienen lugar en las fases de producción, almacenamiento y procesamiento de la cadena de suministro de alimentos.
  • El desperdicio de alimentos ocurre en las fases de distribución minorista y consumo final.
  • En los países con ingresos medios o altos, los desperdicios son mayores en las etapas finales de la cadena de suministro, sobre todo en la fase de consumo, incluso aunque los alimentos sean aptos para el consumo humano.
  • En los países con ingresos bajos, lo más frecuente es la pérdida de alimentos en las primeras etapas de la cadena de suministro (producción y transporte).
  • Los alimentos desechados generan un doble impacto en el Medio Ambiente, ya que además de contar con la producción hay que contar con la generación de un residuo nuevo.
  • La pérdida y desperdicio de alimentos afectan al Medio Ambiente y a su sostenibilidad, y se mide a través de cuatro indicadores: huella de carbono, huella hídrica, cantidad de tierras destinadas a la producción alimentaria y biodiversidad.
  • Se estima que la cantidad de gases con efecto invernadero que produjo en 2010 los desperdicios de alimentos correspondieron a cerca de 3,3 gigatoneladas de CO2 eq.
  • Se estima que la huella hídrica alcanzó en 2007 los 250 kilómetros cúbicos de agua.
  • Cerca de 1.400 millones de hectáreas de tierras fueron utilizadas en 2007 para producir alimentos que no se consumieron.
  • Los hogares son el origen de cerca del 42% de las pérdidas y desperdicios alimenticios.
  • Para reducir el desperdicio de alimentos, se pueden adoptar medidas como la recogida de toda la cosecha, mejor almacenamiento o la extensión del compostaje con los descartes; o bien trabajar con envases de diferentes tamaños, cambiar el concepto de alimento aceptable o hacer donaciones de los productos que no son aptos para la venta pero sí son aptos para el consumo humano.
  • Los consumidores pueden reducir el desperdicio de alimentos planificando las compras, conservando correctamente los alimentos, reutilizando las sobras y donando los alimentos no perecederos que no vayan a consumir.
Leer Más:  Importancia de los gestores de residuos autorizados

Pérdida y desperdicio de alimentos: un problema global

Un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician o pierden

La pérdida y el desperdicio de alimentos son un problema global que afecta a todos los países, independientemente de su nivel de desarrollo. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), cerca de un tercio de los alimentos que se producen en el mundo se desperdician o pierden. Esto equivale a aproximadamente 1.300 millones de toneladas de alimentos al año.

Las pérdidas y desperdicios de alimentos tienen un impacto negativo en el medio ambiente

La pérdida y el desperdicio de alimentos tienen un impacto negativo en el medio ambiente. La producción de alimentos requiere una gran cantidad de recursos naturales, como agua, tierra y energía. Cuando los alimentos se desperdician, estos recursos se desperdician también. Además, los alimentos que se desperdician se descomponen y liberan gases de efecto invernadero, que contribuyen al cambio climático.

Las pérdidas y desperdicios de alimentos también tienen un impacto negativo en la economía

La pérdida y el desperdicio de alimentos también tienen un impacto negativo en la economía. Los alimentos que se desperdician representan una pérdida económica para los productores, los distribuidores y los consumidores. Además, el desperdicio de alimentos también tiene un impacto negativo en la seguridad alimentaria, ya que reduce la disponibilidad de alimentos para las personas que los necesitan.

Leer Más:  Envases: Clasificación y Funciones de los Materiales Protectores

¿Qué podemos hacer para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos?

Hay muchas cosas que podemos hacer para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos. Algunas de estas cosas incluyen:

  • Planificar nuestras compras con anticipación.
  • Comprar sólo la cantidad de alimentos que necesitamos.
  • Almacenar los alimentos correctamente.
  • Cocinar sólo la cantidad de alimentos que vamos a comer.
  • Utilizar las sobras de alimentos.
  • Donar los alimentos que no vamos a consumir a los bancos de alimentos.

Al reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos, podemos ayudar a proteger el medio ambiente, la economía y la seguridad alimentaria.

Pérdida y desperdicio de alimentos: un problema global

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Al continuar navegando en este sitio, acepta el uso de cookies.   
Privacidad